Cinco tratamientos para la calvicie que realmente funcionan.

por / lunes, 07 diciembre 2015 / Publicado enActualidad
tratamiento alopecia adrogénicagénica

La calvicie o alopecia androgénica es una condición progresiva que comienza luego de la pubertad. Es la forma más común de alopecia y supone un fenómeno fisiológico que está condicionado genéticamente pero que tiene importantes implicaciones sociales para los individuos afectados ya que modifica su imagen personal.

La incidencia de alopecia androgénica en hombres oscila entre 30 – 40 % y tiende a aumentar con la edad.

La causa de la calvicie se debe a la acción de los andrógenos (hormonas masculinas), como la testosterona, que al ser transformada en una forma más potente (dihidrotestosterona o DHT) por la enzima 5α reductasa tipo II, se une a receptores de los folículos pilosos ubicados en la región frontal y la coronilla e inhibe la proliferación del pelo, lo que resulta en el acortamiento y adelgazamiento del mismo transformándolos en vellos y posteriormente ocasionando su caída.

efectos DHT en folículo piloso

Durante muchos años se ha intentado conseguir una cura para la calvicie, sin lograr resultados realmente buenos o duraderos, se han utilizado métodos sin ningún fundamento científico y se han producido grandes estafas, lo que ha causado enormes pérdidas de tiempo, dinero y ha fomentado la desconfianza generalizada de la población hacia este tipo de tratamientos.

Muchos de mis pacientes llegan a mi consulta buscando soluciones para la caída de pelo luego de muchos intentos fallidos y de probar diferentes métodos sin lograr resultados consistentes.

Recientemente, gracias al interés que este tema ha despertado, se ha incrementado el número de investigaciones científicas serias en torno a este tema y se han realizado estudios clínicos que nos han revelado tratamientos médicos realmente efectivos contra la calvicie. A continuación enumero cinco (5) de ellos:

Finasteride:

finasteride, propecia El finasteride es un medicamento que inhibe a la enzima 5α reductasa tipo II (la encargada de producir la DHT). Numerosos estudios han demostrado los efectos beneficiosos del consumo de finasteride para el tratamiento de la alopecia androgénica. Este promueve un aumento en el número de cabellos y en el grosor de los mismos. Su nombre comercial es “propecia” y el tratamiento consiste en tomar 1 mg al día de forma continua durante al menos 6 meses. Los mejores resultados se consiguen luego de un año. La desventaja es que al suspender el tratamiento es común que se pierda el efecto alcanzado. También se ha reportado efectos adversos como disfunción eréctil y disminución de la líbido en un 5% de los pacientes, siendo estos reversibles al suspender el tratamiento.

En cualquier caso es un tratamiento que debe realizarse bajo supervisión médica.

– Dutasteride:

dutasteride De la misma familia que el finasteride, el dutasteride es un inhibidor de la 5α reductasa tipo I y II. Su nombre comercial es Avodart y actualmente algunos especialistas lo recomiendan como segunda línea de tratamiento en pacientes con alopecia androgénica que no han obtenido buenos resultados con finasteride. La dosis recomendada es de 0,5 mg al día.

Aunque los resultados son algo superiores a los obtenidos con finasteride, los efectos adversos también podrían serlo.

Minoxidil:

minoxidil La aplicación de minoxidil tópico está considerada como la primera línea de tratamiento contra la calvicie, tanto en hombres como mujeres. Numerosos estudios comprueban que el uso de minoxidil tópico al 5%, aplicado 2 veces al día, durante al menos 12 semanas, promueve el crecimiento del pelo y aumenta la densidad capilar. Su uso prolongado estabiliza la alopecia y evita la caída del pelo.

Las marcas comerciales más comunes son Rogaine, Lacovin, Regeine, Minoxile, Tricoplus, Locemix y Neoxidil.

Entre los efectos adversos más frecuentes tenemos: irritación local o alergia, taquicardia y crecimiento del vello facial.

– Plasma Rico en Plaquetas:

plasma rico en plaquetas PRP El plasma rico en plaquetas (PRP) es un preparado obtenido mediante la extracción de una muestra de sangre (10 ml) de una persona, que posteriormente se centrifuga para separar sus componentes sólidos (glóbulos rojos y blancos) de los líquidos (plasma) y a su vez de esta parte líquida se obtiene la porción que contiene la mayor concentración de plaquetas (>1.000.000 plaq/μL).

Este plasma extraído de la misma persona, posteriormente se infiltra en el cuero cabelludo mediante la técnica de mesoterapia capilar.

El PRP contiene factores de crecimiento y citocinas que son capaces de estimular la proliferación de células en la papila dérmica y de promover la fase de crecimiento del folículo, resultando en un aumento de la pigmentación y el diámetro del pelo, lo que condiciona un aumento de la densidad capilar.

Microinjerto Capilar:

El trasplante capilar autólogo o microinjerto capilar, realizado por un cirujano capilar con experiencia, es un tratamiento efectivo para recuperar el pelo en pacientes que no han obtenido buenos resultados luego de someterse a los tratamientos previamente descritos o que poseen alguna contraindicación para realizarlos.

Existen múltiples reportes que confirman que la tasa de supervivencia de los folículos trasplantados sobrepasa el 82,5%, siendo de alrededor del 90% en muchos casos.